El Cazador
© 1951 Francisco Gabilondo Soler " Cri-Crí el Grillito Cantor"


Dando de saltos en una patita,
iba el conejo a su casita.

Dando de saltos por el alfalfar,
iba contento para su hogar.

Era mediodía, hora de comer,
y se repetía qué podía querer:

Yerbas olorosas, color betabel
y otras tantas cosas ¡muy sabrosas de morder!

Con el hocico pegado a la tierra,
huele que huele viene la perra

Siempre siguiendo la pieza mejor,
para su dueño, el cazador.

Era mediodía, hora de comer,
y se repetía qué podría querer

Tacos de pellejos, huesos o bistec
en vez de los conejos ¡tan difíciles de oler!

Con su escopeta debajo del brazo,
y tropezando a cada paso,

Saca la lengua el gran cazador,
abochornado por el calor.

Era mediodía, hora de comer,
y se repetía qué podía querer:

Una fresca sombra y algo de beber
en vez de tantas chivas que no dejan ni correr.

Pero el conejo llegó a su casita,
y si un consejo se necesita.

Es que sin perros o sin cazador,
los conejitos viven mejor.

¡Adiós! ¡Adiós! ¡Adiós!


e-mail Home Canciones